lunes, 3 de agosto de 2009

Una de basquet


Rodolfo Gómez y el "profe" Emilio Raineri, dos protagonistas de la histórica noche en el Tomás, mencionados en los comentarios de esta entrada.


El 3 de julio de 1971 Bahía Blanca entró en la historia grande del basquetbol nacional cuando su seleccionado derrotó al campeón mundial de ese deporte, Yugoslavia, la noche que el club Olimpo inauguró el estadio Norberto Tomás. Fue un inolvidable 78 a 75, con 16 puntos de Alberto Pedro Cabrera (25 años de edad, el "veterano" del equipo), 15 de De Lizaso, 19 de Monachesi, 7 de Cortondo, 9 de Ugozzoli, 3 de Ojunián, 3 de Scheines (con sus 2 metros el jugador más alto del local), 2 de Alvarez y 4 de Mac Donald. En la tribuna, sin puntos anotados y lesionado, siguió el partido Atilio "Lito" Fruet, uno de los grandes que no pudo jugar aquella noche. Dirigió el plantel bahiense el lungo Bill Américo Brusa.
Yugoslavia venía de consagrarse campeón mundial en su país en 1970, al derrotar en la final del torne a Brasil, por 73 a 69. Aquella noche el equipo del mítico Ranjo Zeravica alistó a 4 de los campeones mundiales.
Fue una noche de gloria, única, inolvidable. De una ciudad que terminaba de consolidar al basquet como su deporte emblemático.



La revista El Gráfico lo dijo menor que nadie: "Le ganamos al campeón del mundo".


Terminó el partido. Al fondo, a la derecha, el lungo Brusa levanta sus brazos.
Publicar un comentario