martes, 2 de septiembre de 2008

Una buena oportunidad



Ha comenzado en calle Alsina al 300 una intervención en las que fueran dos señoriales casonas de principios del siglo pasado, insensatamente convertidas sus fachadas en cuestiones comerciales, pintadas en fuertes colores amarillo y violeta, en sonado contraste con las otras dos viviendas vecinas que conservan sus fachadas de símil piedra y aire afrancesado. Habrá que ver si el proyecto devuelve al conjunto su estética más acorde y corrige este tipo de situaciones que tanto afectan un paisaje urbano que, aunque a muchos les cueste aceptarlo, pertenece a todos quienes transitan cada día por el lugar. Forman parte del preciado espacio urbano de una ciudad.

3 comentarios:

Lelé dijo...

A mí lo que me gustaría es verte a vos sacando las fotos de lo que todavía queda... Saludos, compañero!

Ricardo Raùl dijo...

LELÈ : Te invito a que acompañemos a Mario para que incorpore al blog
PROPUESTA DE RECICLADO DE SITIOS URBANOS PATRIMONIALES.....

RICARDO RAUL....cabiar por: (INGETECTONIKA Ingenieros Consultores)

Mario dijo...

Lo que pasó con estas casas incluso indigna más que el color de las pinturas (al menos se podían arenar otra vez). Sigo con mis preguntas... ¿existe un colegio de arquitectos que avala el accionar de un profesional así? Entiendo la visión moderna de la arquitectura, e incluso quedan bien algunas líneas simples, minimalistas... pero hablamos de convivencia de estilos y no de... no sé cómo llamarlo.