viernes, 3 de abril de 2009

Casas que nos pasan



Cierta vez un hombre decidió pintar el frente de su casa. Cruzó entonces la calle y tocó el timbre a su vecino. "Voy a pintar mi casa de color naranja, ¿Qué le parece a usted?", preguntó el hombre. "No sé, es su casa...", contestó el vecino. "Es cierto, pero usted rd el que la va a ver todos los días...". Ese es un principio de solidaridad urbana, de compromiso barrial, de resposabilidad estética con una ciudad. Porque las fachadas exceden la calidad de propiedad privada para pasar a ser parte de un paisaje urbano que compete a todos, afecta (para bien y para mal) el ánimo del paseante, realza el valor de las casas vecinas o lo deprime. Debiera existir una formación cultural que genere esa conciencia pública. Como no todos tienen porque saber sobres estas cuestiones, en algunas ciudades (Bahía Blanca la tuvo) existen algunas "comisiones de estética urbana", que para determinadas intervenciones que consideran propias del bien comun, opinan con sano criterio. Toda esta reflexión para este frente de calle Lavalle, a metros de Corriente, foto gentileza de Héctor Herro, cuyo ocupante ocasional no tuvo empacho en pintar de dos colores, fuertes, clavar una moto en el frente y modificar estéticas. Casas que nos pasan en una ciudad que (demasiadas veces) nos llena de fastidio y más fastidio.

Releo a Italo Calvino en Las Ciudades Invisibles: "Del carácter de los habitantes de Andria merecen recordarse dos cirtudes: la seguridad en sí mismos y la prudencia. Convencidos de que toda innovación en la ciudad influye en el diseño del cielo, antes de cada decisión calculan los riesgos y las ventajas para ellos y para el conjunto de la ciudad y de los mundos".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

ES VERDAD!!!!!Me da como una cosa (que no alcanzo a describir) cuando veo esas intervenciones...alisan molduras...achican puertas...sacan mármol y ponen cerámicos...A veces la desesperanza me gana...
La abuelita de Bahía Blanca.

Ricardo Raùl dijo...

MARIO : Devolviste a mi memoria cuando comenzamos a vestir JONICO, el ùltimo de la manzana del PATRONATO del estudio P&T Ingenieros Asociados....Los vecinos llamaban al fijo del Estudio (no habìa telefonìa movil..) adhiriendo(los menos) y rechazando( muchos màs).Ya diez años pasaron...lo vistieron de nuevo con los mismos colores, pero con menor pigmentaciòn...lo importante.. sigue allì, como hito urbano..." emitiendo el mensaje que supo leer, en la època Emilio Turcumàn que celebrò la propuesta.... y la gente bautizò :
" el hincha de Comercial", " el brasilero", " el verde y amarillo",
"el palo bandera", "el faro de la manzana del PADELAI"...o simplemente "JONICO" como lo bautizamos con TITO....