miércoles, 15 de diciembre de 2010

La avenida del doble nombre


En 2005, la avenida Sarmiento, que funciona como calle de Penetración a Bahía Blanca, acaso la más atractiva manera de ingresar a la ciudad, cambió su nombre. Por decisión municipal pasó a llamarse Alberto Pedro Cabrera, en honor a uno de los deportistas más extraordinarios que caminara por estas calles. "Beto" fue elegido el mejor deportista bahiense del siglo XX y falleció de manera inesperada en agosto de 2000, a los 54 años de edad. Fue "El mago", "Mandrake". Un fenómeno del basquet local y nacional, en tiempo de total amateurismo. Por estos días, su gran compañero y rival, Atilio "Lito" Fruet, vigoroso a sus 69 años de edad, comentó que si tuviera que elegir una calle para que llevara su nombre esa sería la avenida Cabrera. ¿Celos?. En absoluto: amor, cariño, respeto. Lito sugirió aprovechar que Cabrera (la avenida) tienen dos carriles de circulación (mano y contramano) y darle su nombre a uno de ellos. "Vas por Fruet y volvés por Cabrera", indicó.

La avenida Alberto P. Cabrera, hoy, vista hacia el centro de Bahía Blanca, marchando por Fruet, mañana.

La idea es precisa, sentida, clara. Acaso no importa demasiado el debate en un país donde en un mismo cuadro urbano conviven Mitre, Sarmiento, Rosas, San Martín, Lavalle y Dorrego. Estos son deportistas locales, nuestros, puros, íntegros. Que pusieron el nombre de Bahía Blanca en lo más alto y la consolidaron como la CAPITAL NACIONAL DEL BASQUETBOL. Habría que hacerlo. Ahora. Tampoco esperar (según indica una Ordenanza) que pasen cinco años de la muerte de Fruet, que además merece vivir trescientos años y más. Para que él lo disfrute, como nos hizo gozar a nosotros con su juego y empuje. Es muy buena idea, es propia, de acá, para los bahienses. "Voy por Cabrera y vuelvo por Fruet". Las buenas ideas no debieran discutirse demasiado.
Publicar un comentario