miércoles, 11 de febrero de 2009

Al final, el galpón será demolido


Vista parcial de la vieja estación del Rosario Puerto Belgrano. Poco y nada se ha preservado del conjunto.


El edificio que se demolerá. Su elevación lo convierte en poco menos que inútil de acuerdo a un informe técnico elaborado desde la municipalidad.

Finalmente la municipalidad y el Concejo Deliberante cerraron filas y acordaron demoler el galpón ladrillero que formaba parte del complejo de la vieja estación de trenes del Rosario Puerto Belgrano, luego de una rápida recorrida que hicieron en el lugar algunos funcionarios y ediles. Los argumentos para que el legislativo derogara la ordenanza que en diciembre de 2008 había suspendido la demolición del bien y planteado su recuperación y puesta en valor fueron por demás pobres: el edificio molesta para el funcionamiento de la futura playa de maniobras del sector de cargas, se dice que su presencia haría "colapsar" el estacionamiento en el lugar, y (atención) al edificio le jugço en contra el estar "sobreelevado" 1,20 metros respecto al terreno natural, situación que exigirá la onerosa intervención de construir una rampa de acceso.
Nada han dicho sobre el suceso los que debieran ser actores principales de estos hechos, tanto los colegios profesionales como las universidades y arquitectos, tçecnicos, ingenieros. Sí opinaron los vecinos. En este aspecto hay mucho camino por andar ya que más allá de la diferencia de opiniones que tema pueda contener, es claro que nada se ha hecho desde el inicio del proyecto de la nueva terminal por rescatar el valor que tenía el conjunto de la vieja terminal, esto es el edificio principal (que se conservará ahora de manera aislada), la zona de andenes y el galpón ladrillero, todos unidos por una plaza central adoquinada. Teniendo varias manzanas a disposición para manejar el emplazamiento del nuevo edificio, se adoptó una resolución que terminó con demolición del 60% del patrimonio allí existente. La tendencia actual en materia patrimonial apunta con claridad a sostener espacios urbanos, conjuntos edilicios, entornos históricos. Este era uno de ellos. No se hizo, no se cuidó, no se planteó su cuidado integral. Una ciudad escribe su historia cada día. En Bahía Blanca parecía que algunos errores y malos pasos en el orden de patrimonio arquitectónico sugerían haber generado un crecimiento. No ha sido así. El silencio de muchos preocupa aún más.

"Las dos ciudades gemelas no son iguales, porque nada de lo que existe o sucede en Valdrada es simétrico: a cada rostro y gesto responden desde el espejo un rostro o gesto invertido punto por punto. Las dos Valdradas viven la una para la otra, mirándose constantemente a los ojos, pero no se aman". Italo Calvino, de Las Ciudades Invisibles.

3 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

" DURA LEX SED LEX".......

Lelé dijo...

Qué picardía! Tanto esfuerzo de tu parte, Mario!

Lali dijo...

Hola Mario:
Tu esfuerzo será recompensado.
Algunos ya tenemos el "mote" de ser máquinas de impedir y a veces te acalambra el cuerpo y ... la mente.
lo cierto es que las premisas de diseño son las que determinan lo que se debe conservar. Nuestro municipio, como comitente deja translucir que prioriza intereses particulares por sobre el interés común, y encima, lo justifican...
lo seguimos charlando. Saludos