sábado, 6 de agosto de 2011

Manos profanas


"Manos Profanas" escribió en la década del 80 el arquitecto Enrique Cabré Moré al definir a quienes habían degradado el edificio art nouveau construido en 1911 por la compañía de seguros La Previsora en la esquina de Alsina y San Martín, en Bahía Blanca, despojándolo de molduras y cerámicos para "modernizarlo", transformándolo en un híbrido que poco y nada tiene para decir. Una expresión similar surge cuando se tiene que mostrar lo que por estas horas ha realizado la firma Mercado Victoria SA en los galpones que ocupa en el ex Mercado Victoria, conjunto edilicio construido a fines del siglo XIX por los ingleses del ferrocarril Bahía Blanca al Noroeste (BBNO). En una intervención a todas luces inexplicable, abrieron dos vanos sobre uno de los muros ciegos de esos edificios, atentando con total impunidad sobre una maravilla de la arquitectura como era esa pared ladrillera, con molduras y entrantes, trabajado el centenario ladrillo de una manera irrepetible, dejando en el camino una obra de arte que da cuenta de la historia más trascendente de nuestra ciudad.
Los galpones vistos desde calle Undiano, antes de ser dañados
Los muros perforados, atravesando molduras y guardas
Publicar un comentario