martes, 25 de noviembre de 2008

¿Se puede evitar?


En pocos días comenzará la demolición del actual galpón de encomiendas de la vieja terminal de ómnibus local. La idea suena cuanto menos un despropósito teniendo en cuenta que el edificio es parte de la historia ferroviaria del lugar, con su típica arquitectura ladrillera, su volumen puro y sus muy aprovechables metros cuadrados disponibles (unos 500 metros cuadrados). Su ubicación no afecta el actual proyecto y podría ser además reciclado con muchos usos. Sería interesante plantear la situación, sobre todo teniendo en cuenta el buen estado del inmueble y que no parece criterioso demoler edificios con la necesidad que tiene el municipio y la ciudad toda de superficie cubierta.
Publicar un comentario