miércoles, 17 de junio de 2009

La nueva aeroestación

--"Bahía Blanca contesta: "Prevemos, antes de veinte minutos, violenta tormenta Oeste sobre Bahía Blanca."
-- Pregunte el tiempo en Trelew.
-- Trelew contesta: "Huracán, treinta metros segundo, Oeste y ráfagas de lluvia."
-- Comunique Buenos Aires: "Nos encontramos taponados por todos lados. Tempestad se cierne sobre mil kilómetros; no vemos nada. ¿Qué debemos hacer?".

De Vuelo Nocturno, Antoine de Saint Exupéry.


Así lucirá la nueva aeroestación a partir de los próximos meses.

El viernes 19 de junio la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inaugurará las obras de remodelación y ampliación de la aeroestación civil comandante Espora. A menos de un año de haberse iniciado las obras los plazos electorales apuraron este acto que encontrará a la obra en un 80 por ciento de ejecución. El edificio ha sido completamente remozado y ampliado, totalizando casi tres mil metros cuadrados de superficie, con escalera mecánica y manga telescópica incluída (ambos elementos serán faltantes durante la inauguración).
La historia del aeropuerto bahiense no es una más, teniendo en cuenta que fue que sirvió como punto de partida de la primera línea aerocomercial de cabotaje de nuestro país. Por eso quien visita hoy Villa Harding Green, a 7 kilómetros del centro bahiense, encontrará referencias sobre el lugar, considerado la cuna de ese trascendental servicio aéreo. Fue precisamente hace 80 años, en noviembre de 1929, cuando la compañía de capitales franceses Aeroposta Argentina SA, habilitó la ruta Bahía Blanca-Comodoro Rivadavia, con escalas en San Antonio Oeste y Trelew. El servicio se hacía con los míticos aviones Laté 25 y Laté 28, los primeros de carlinga descubierta, de estructura de aluminio que a duras penas superaban los 180 km/h de velocidad


"El Principito", 1944, la obra cumbre de Saint Exupéry. Su autor fue piloto jefe de la primera línea aérocomercial de cabotaje de nuestro país, establecida entre Bahía Blanca y Comodoro Rivadavia.


Vuelo Nocturno, Antoine Saint Exupéry: escrito durante el paso del piloto por Bahía Blanca.


La ruta de la aeroposta en la década del 40

La denominada Línea Patagónica se extendería en 1930 hasta Río Gallegos. Si bien la compañía gala se retiraría del país en 1931, dejó sentada las bases del servicio aéreo de transporte de cargas y pasajeros en nuestro país, origen de Aerolíneas Argentinas. Como detalle anecdótico no menor, la compañía trajo como principales referentes para el manejo técnico de la empresa a pilotos franceses de destacada, verdaderos pioneros de la aviación. En particular, como Jefe de Pilotos de la línea al sur llegó un jóven que amaba tanto volar como escribir, y que a sus 29 años de edad cambiaba las arenas del desierto de Sahara por los fuertes vientos de la Patagonia. Se trataba de Antonie de Saint Exupéry, quien apenas voló su máquina en la Patagonia no dudó en calificar a la ruta como "la más peligrosa del mundo" por sus fuertes vientos, en una zona donde, dijo, "las piedras vuelan".


Saint Exupéry (izquierda) junto a una de sus máquinas, en un campo aéreo patagónico.


Las pistas de tierra iluminadas con kerosene, los hangares de chapa y una casilla administrativa formaron la primera infraestructura aeroportuaria del país. En la foto, un Laté 25.

El aeropuerto construido en Villa Harding Green funcionó hasta 1970. En enero de aquel año se habilitó la actual aeroestación civil Comandante Espora.
Ahora comienza una nueva etapa. El edificio remodelado y modernizado ha sido concesionado por los próximos 25 años a la UTE que integran Corporación América SA y Arecco Ingeniería SA. La primera de esas empresas administra actualmente 33 aeropuertos del país, incluidos Ezeiza, Aeroparque, Mendoza, Mar del Plata y Comodoro Rivadavia. De acuerdo a las proyecciones de la concesionaria, la terminal tendrá en los próximos años un movimiento anual de 300 mil pasajeros, casi el triple de la cantidad actual. Curiosamente, a 80 años del primer viaje a Comodoro, Bahía Blanca no tiene hoy vuelos directos a la Patagonia. El único servicio del aeropuerto es un par de viajes diarios a Buenos Aires y viceversa.


El aeropuerto bahiense de Villa Harding Green, donde operó hasta 1970.


PD.: A poco de regresar a Francia, en 1931, Antoine de Saint Exupéry publicó el libro "Voil de nuit" (Vuelo nocturno), donde relata parte de las aventuras vividas en nuestro país. Tiempo después, en 1943, exiliado en Estados Unidos y habitando una casa alquilada en Northport, Long Island, durante el verano de 1942 y el otoño de 1943, escribió "El Principito", uno de los libros más leídos y editados de la literatura universal. Saint Exupéry jamás sabría de ese éxito. Pocos meses después de que saliera a la venta en Nueva York la primera edición del libro, desapareció mientras cumplía una misión de rutina sobre el mar Mediterráneo, sirviendo a la fuerza aérea de su país. Nunca se encontraron los restos de su nave.

"Yo, se dijo el principito, si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría muy suavemente hacia una fuente...". (De El Principito, 1944)

6 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

IMPECABLE MARIO. TU RIGOR DESCRIPTIVO NOS TRANSPORTA A LA HISTORIA Y NOS LA HACES VIVIR COMO SI ESTUVIERAMOS EN LA EPOCA.
TUS DOS AMORES : EL PRINCIPITO Y LA CASA PILLADO.....JUSTIFICA LAS VECES QUE LOS PUSISTE EN ESCENA A AMBOS CADA VEZ QUE LA OPORTUNIDAD LO AMERITA....DE VUELTA ¡¡¡¡¡FELICITACIONES !!!! y como dìrìa mi maestra de tercero y cuarto de la Escuela Nº 18 General JSM..."¡¡¡Adelante!!!¡¡¡ Sigue asì!! ¡¡¡ Supèrate dìa a dìa !!!....

Marito dijo...

Ricardo, gracias por tu comentario. Es cierto, la de la Aeroposta es una historia que me gratifica siempre rescatar. Un abrazo.

Marito dijo...

El amigo Oscar Isa, hizo llegar el siguiente comentario vía email: Mario, las 2 antenas que figuran en la foto del aeropuerto de Villa Harding Green fueron adquiridas por licitación en la década del 70 por el Sr. Arturo G. W. Kahnert propietario de la empresa Kahnert Comunicaciones. Una de las antenas fue reinstalada en su negocio que funcionaba en calle Perú 150, respetando absolutamente la posición de cada perfil, cada bulón y cada tuerca. Yo fui el encargado del desarme y rearme de la misma. La antena está actualmente instalada. La segunda antena fue desguazada y los materiales se usaron en trabajos diversos. Oscar Isa

Anónimo dijo...

Estimado Mario:
La incorporación de tanta información,con tanta puntillosidad, constituyen documentos de estudio de nuestra idiosincracia a través de las mutilaciones edilicias pertetradas y las que sobreviven. No extraña a quien te sigue en tus trabajos en distintos medios de la ciudad en defensa del patrimonio histórico bahiense.
Aprovecho para reiterar mi eterno agradecimiento, por este sitio y su contenido y por la colabroación prestada a nuestra publicación "Ingenierowhite.com" tan generosamente.
Un abrazo
Tino

Marito dijo...

Tino, muchas gracias por los elogios y felicitamos a ustedes por su trabajo. Saludos.

Linea ALA dijo...

Muy bueno el artículo, siempre fuí un apasionado de la aviación!!

Ver

linea-ala.blogspot.com

Atte.
Gonzalo Carballo
linea-ala.blogspot.com