jueves, 4 de diciembre de 2008

Salvado, por ahora



El Concejo Deliberante aprobó en la jornada de la fecha una ordenanza por la cual dispone la suspensión provisoria de la demolición del actual galpón de encomiendas de la vieja terminal de ómnibus. Al mismo tiempo decidió la creación de una comisión especial que analizará los posibles destinos de edificio y elevará un informe al concejo, que será quien decida que hacer con la obra. Los argumentos de la resolución señalan la importancia histórica del inmueble, la relevancia de preservar el conjunto arquitectónico junto con la ex estación de trenes y además la necesidad de espacio (el galpón ocupa casi 500 metros cuadrados) que tienen diferentes organismos públicos de la ciudad.

2 comentarios:

Hector dijo...

Cuando vemos las estaciones destruídas y en completo estado de abandono, nos preguntamos ¿Por qué? en este caso somos concomitantes con la historia, si esto se pierde sabremos porque fue: por culpa nuestra. Si ese galpón se preserva debería convertirse en símbolo y bastión para "contagiar" fervor e incentivo por el cuidado de nuestro patrimonio urbano.- Ojalá que así sea!

Ricardo Raùl dijo...

Lo mejor que nos puede ocurrir es llamar a concurso de proyecto ejecutivo con GESTION ECONÒMICA ASEGURADA, que contemple las necesidades de la ciudad EN ESA UBICACION ESTRATEGICA, COSTO CONSENSUADO, TIEMPO DE EJECUCION Y FONDO DE INVERSION.