miércoles, 26 de noviembre de 2008

Mirar para abajo



Se dice que la ciudad hay que caminarla mirando hacia arriba, superando la visual standar del hombre-mujer, que se ubica a 1,50, para así descubrir otras situaciones de arquitectura, detalles, casas que no han perdido su estilo original. Pero también mirando para abajo pueden encontrarse singularidades. Es el caso de esta tapa que envió a este blog el amigo Héctor Herro, apasionado por la ciudad y sus cosas, y que por supuesto se suma a esta ciudad perdida que, por suerte, se va convirtiendo poco a poco en una ciudad encontrada.

"Hoy descubrí que mirar para abajo puede ser también muy interesante, las pruebas al canto: Belgrano al 300, un par de casas antes de llegar a Dorrego, sobre mano derecha, está esta tapa que es una joya. Estimo que serviría para despachar combustible para alimentar la calefacción de las casas. La comparto con ustedes. Saludos, Héctor Herro"

4 comentarios:

gabriela dijo...

Buena capacidad de observación, me imagino lo que se habrá perdido cuando se instalaron los medidores de material plástico. Felicitaciones por el Blog, muy interesante.

Ricardo Raùl dijo...

MARIO : ¡ què buena idea esto de mirar para abajo, es muy bueno ya que ademas de descubrir estas joyitas, colaboramos para salvarnos la vida, sobre todo cuando las raices de los arboles...los bordecitos de canteros de arboles, las placas de anclaje de "ex carteles bandera", los cañitos para insertar carteles giratorios con mensajes publicitarios de quita y pon.....y siguen las barreritas urbanas hasta el infinito....

Daniel dijo...

MARIO: esa tapa corresponde a una pequeña estación de servicio que funciono hasta la década del 60. Siam Di Tella era la firma proveedora de los surtidores y tanques.-

Daniel dijo...

MARIO: esa tapa corresponde a un tanque perteneciente a una pequeña estación de servicio que funcionó en ese lugar hasta la década del 60. Siam Di Tella era la empresa proveedora de los surtidores y los tanques.