sábado, 12 de mayo de 2012

Una iglesia con historia

En la localidad de General Daniel Cerri, a 15 km de Bahía Blanca y hasta 1943 llamada Cuatreros, se levanta la iglesia San Miguel Arcángel, bendecida en 1903. Ese fue el año en que la compañía Sansinena habilitó un frigorífico en el lugar, dando nacimiento de algún modo a la ciudad al emplear 800 personas en su planta.


 El presidente de Sansinena, el empresario Ernesto Tornquist, donó entonces una manzana y aportó el dinero paran que el lugar tuviese su iglesia. El proyecto pertenece al arquitecto José Bauerle y es de estilo neorrománico, de ladrillo visto, con una torre campanario en el eje central de su fachada. Se destacan además tres rosetones, uno semioculto por una construcción posterior en su zona de acceso, uno intermedio --debajo del campanario-- y uno más pequeño, antes del remate.


 Posee una única nave, con unas pocas aberturas con vidrios de colores, cubierta de chapa a dos aguas que da lugar a un cielorraso interior revestido en machimbre. Posee dos capillas sobre sus muros laterales y el exterior da cuenta, en su parte trasera, de la presencia del ábside.
Declarada Patrimonio provincial, el edificio se encuentra en buen estado, más allá de algunas construcciones existentes a su alrededor que han afectado su perspectiva.


2 comentarios:

el Curqueto dijo...

Viendo estas imagenes pienso que habrá gente de Bahía que jamás conocerá Cerri. Recuerdo haber escuchado en mi lejana infancia, una frase para definir a un tipo que andaba medio como barrilete sin cola: "Ese es como la iglesia de Cerri, no tiene cura", se ve que por entonces habría falta de párroco. Saludos

leopoldo dijo...

se parece a la iglesia de la plaza de tornquist, no? habrá ahí alguna filiación de arquitecto?