martes, 9 de noviembre de 2010

Un hotel, una cúpula

Calle Brown, esquina Donado. En primer plano, el hotel Italia, con su esquina poblada de gente, mateos y unos pocos automóviles. Detrás, asomando en la esquina de Brown y Anchorena, la Casa del Angel, obra del arquitecto catalán Joaquín Saurí, en un estupendo estilo art nouveau, fechada en 1906. El elemento singular --perdido en el tiempo-- es la particular cúpula que corona el edificio. Dos obras destacadas del paisaje urbano que han sobrevivido al crecimiento de la ciudad.

De paso, bienvenido Paul Mc Cartney a la Argentina. Una buen manera de aferrarse a un ayer que es también parte del presente, de una música que marcó a generaciones. Escribió Gabriel García Marquez en su libro Notas de Prensa: "Yo no olvidaré nunca aquel día memorable de 1963, en México, cuando oí por primera vez de un modo consciente una canción de los Beatles. A partir de entonces descubrí que el universo estaba contaminado por ellos".

"Oigo a los Beatles con un cierto miedo, porque siento que me voy a acordar de ellos por el resto de mi vida".  Emilio García Riera, crítico de cine.

Next song...

video

4 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

¡¡¡Grande MARIO !!!! por sacudir las EMOCIONES SESENTISTAS y recuperar estas imagenes que muestran los miedos del debut y el comienzo de un sueño que perdura en la magia de PMC......¿ provocará la misma sensación la quieta figura del Hotel Italia o la casa del Angel???

Lelé dijo...

Marito, cómo es posible que no hayas ido a ver a Paul? Esas cosas no se repiten! Será posible. Encima, mirá: te quedaste y tuviste que sufrir una injusticia. Beso!

Mario M. dijo...

Es verdad. Me faltó decisión política. Fue Javier. Algo es algo.

el Curqueto dijo...

Creo que ambas propiedades son un claro ejemplo entre los que tenemos y queremos tener. Si las vemos en detalle cunde el deterioro. A veces me pregunto si el patrimio urbano es por lo que fue o por lo que es y me inclino por la primera opción. El Italia anduvo en el tapete. Que pasaba a la justicia, que lo convertían en oficinas...cuando el río suena, agua trae. Saludos