domingo, 17 de octubre de 2010

Ingeniería de primer nivel

Acceso al Faro, Monte Hermoso, 2010

La torre en franjas rojas y blancas llega a los 75 metros de altura
En 1906 entró el operatividad el faro de Recalada, diseñado y calculado por el ingeniero italiano Luis Luiggi, como parte final de la construcción de la Base Naval de Puerto Belgrano. La torre venía a reemplazar a la elemental farola que hasta entonces marcaba el ingreso a los barcos a la ría, ubicada en un accidente topográfico conocido como "Monte Hermoso". La nueva construcción heredó esa misma denominación a pesar de ubicarse a varios kilómetros de ese lugar, en un sitio denominado "Punta Catanga". Luiggi diseñó una obra metálica, la cual contrató con la empresa Barbier, Benard & Turenne, de París.

Los constructores de la torre
El faro llegó embalado en varios cajones y Luiggi calculó su base, un macizo circular de 20 metros de diámetro y 3,50 metros de espesor, sostenido por 9 pilotes de hormigón armado de 5 metros de profundidad por 2,40 metros de diámetro.
El armado de los pilotes, 1905
La torre está formada por un tubo central de 1,50 metros de diámetro, alrededor de la cual se ubica una escalera caracol que con sus 293 escalones permite llegar al recinto de la lámpara. El faro es una torre piramidal, con 8 tubos de hierro, unidos entre sí y al tubo central por tirantes y tensores.


El faro de Monte Hermoso fue el primer habitante de esas playas y con sus 74,50 metros de altura sobre el nivel del mar es el más elevado de las costas argentinas. Su soledad se quebró en 1918, cuando a pocos kilómetros del lugar se inauguró el Hotel de Madera. Pero esa, esa es parte de otra historia.

2 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

Y claro...., LUIGGI como EIFFEL, eran INGENIEROS......

Ricardo Raùl dijo...

Evidentemente, la INGENIERIA no seduce a las personas.....