jueves, 17 de septiembre de 2009

La cosa cada vez más negra


El maravilloso barrio Inglés, importando de Inglaterra por el ferrocarril del Pacífico, 1908. Foto de época.


Los muros de ladrillo visto, pintados de negro, el color de la infamia.

Sabido es que por estas tierras bahienses el denominado Barrio Inglés comporta uno de los bienes más valiosos del patrimonio arquitectónico, histórico y cultural. En un desalentador estado de abandono y descuido, a pesar de estar habitados los 13 bloques de 4 departamentos cada uno, es habitual ver caer sus pizarras, ladrillos de las chimeneas y repetidas intervenciones totalmente inadecuadas. Por estos días, algunos de sus habitantes tomaron la insólita decisión de pintar los valiosos ladrillos de intenso color rojo traídos de Inglaterra de 1908, aplicándoles pintura negra en los muros que materializan la línea municipal. Atentados sin sentido ante la indiferencia oficial, las trabas burocráticas que encuentra un grupo de gente que intenta darle protección al conjunto y los males que siguen siendo moneda corriente por estas tierras. El barrio Inglés. Un hecho artístico de trascendencia y relevancia mundial. Cada vez más negro.


El negro que tapa el fantástico rojo de ladrillo, que suprime su rugosidad, que mata su belleza.
"Del carácter de los habitantes de Andria merecen recordarse dos virtudes: la seguridad en sí mismos y la prudencia. Convencidos de que toda innovación en la ciudad influye en el diseño del cielo, antes de cada decisión calcular los riesgos y las ventajas para ellos y para el conjunto de la ciudad y de los mundos". De La Ciudad Invisible, Italo Calvino.

7 comentarios:

Camara Viajera dijo...

Tal como lo testimonia la nota aparecida en este Blog, esta iniciativa arranca con el 22 de Octubre de 2008 como fecha cierta comprometiendo a un montón de personas en pro del barrio..¿y? no pasó nada. Estas cosas deberían ser como la sal de fruta: "Tómese en plena efevescencia", porque después pasado el santo pasada la fiesta. Mientras las cosas queden en el estanque de la burocracia el patrimonio desaparece o se corrompe. Ese color negro no sale mas de el ladrillo. Saludos.

Ricardo Raùl dijo...

En los 80, sobre Primera Junta o San Juan al 500, estaba un conocido restaurant " El Rincòn de Ramoncito", hoy ("Agarrate Catalina"), y en la parte central del comedor, sobre la pared derecha, un cartel mostraba un sugerente pensamiento a los apurados comenzales: " EL QUE SABE COMER....SABE ESPERAR".....

Anónimo dijo...

En la época de Linares...no se había llegado a un acuerdo con los habitantes del barrio?, no recuerdo bien...algo así como que los inquilinos se comprometían a cuidar y no realizar ningún cambio, todo supervisado por la municipalidad. Y algo más que no recuerdo...que debe haber sido para la foto y soy también responsable xq si no me acuerdo no puedo exigir q se cumplan las normas o leyes.
Sí, fue en el gobierno de JAIME "I", con cámaras, fotos y aplausos. Usted ingeniero debe acordarse mejor que yo.
La abuelita de Bahía Blanca.

Camara Viajera dijo...

El Rincón de Ramoncito...decía la publicidad radial: Donde Thompson de junta con Donado...

Lelé dijo...

Son divinos. Cada vez que paso me lamento como una vieja cascarrabias de lo mal cuidados que están.

Ricardo Raùl dijo...

CAMARA: êste era la sucursal y la atendia el propio RAMONCITO, con su voz afònica que emanaba de su corta estatura de aprox. metro cincuenta ¿ te acuerdas ?......

Lali dijo...

Lástima que no sepan esperar. El "grupo de gente" está trabajando . No es un simple tema, y requiere de mucho esfuerzo que todavía no se vé.
Ah! alguien tiene una fórmula que puede llegar a bajar el "negro del ladrillo".
A no decaer, no todo es un abrir y cerrar de ojos...