lunes, 27 de abril de 2009

Más colores



Saavedra y avenida Colón, esquina bicolor


Las intervenciones coloridas están a la orden del día en la ciudad, sobre todo por la tendencia de muchos comercios de intentar llamar la atención de los paseantes a través de sus llamativos colores. Uno de los muchos ejemplos de estas intervenciones es esta casona de dos plantas en la esquina de Saavedra y la avenida Colón, un proyecto de Eduardo Guiraud, autor del edificio de la biblioteca Rivadavia, con la excelente mano de obra de un constructor de relieve como fue Pascual Arcuri. En este caso el revoque símil piedra presenta(ba) además el atractivo de estar resuelto con variedad de tonalidades y de texturas, para una fachada que además presenta algunos pincelazos del estilo art déco.
Lo lamentable es que esos inquilinos tienen en general vida efímera, pero su intervención ya no tiene arreglo: el revestimiento original se perdió para siempre. Si el propietario del inmueble supiera el valor de su propiedad si mantuviese su estilo original, posiblemente pondría como condición respetar el frente, aceptar una cartelería adecuada y los ocupantes sacarían igual provecho de una ubicación que acaso no justifique semejante intervención para atraer el paso de la gente.

2 comentarios:

Camara Viajera dijo...

Referido a esta esquina quiero destacar el prolijo trabajo que tiene bajo esa suerte de alerito que bordea la construcción, realmente un detalle único en la ciudad, creo... Respecto al valor opino que las personas mayores que poseen un inmueble (salvo excepciones) no saben de estilos y de conservacionismo y de acciones que sumen valor a la propiedad en lugar de restarle. Para eso hay que hacer escuela en los herederos, al cabo depositarios a la larga de los bienes. Si los chicos fueran instruidos en la escuela acerca de lo que significa el patrimonio urbano, otro sería el futuro. No hay mas que ver como se enganchan con la ecología... hay que apuntar ahi, al semillero. Saludos. Hector

Anónimo dijo...

Felicitaciones a los inquilinos y a los dueños de los locales por sumar progreso, trabajo, pagar impuestos a la ciudad y no piensan en las pavadas q publican en este blog como mantener un pedazo de cemento con dibujitos.