domingo, 26 de abril de 2009

La Casa Catalana y las malas vecindades


Foto de época, 1928


Un bien patrimonial requiere el cuidado de su entorno de manera de preservar de manera integral el valor de la obra. La aparición de estas propuestas vecinales son intervenciones desacertadas que exigen ser evitadas.


Hasta las columnas de alumbrado municipales debieran ser resueltas de manera de no alterar visuales ni interponer obstáculos al edificio patrimonial.


Palau de la Música Catalana, de Barcelona. Inspiró a Cabré Salvat para diseñar la casona bahiense siguiendo los principios del modernismo catalán.


En noviembre de 2007, el "Superkiosco" ya había adoptado un color amarillo inapropiado dado el valor de su obra vecina.

La denominada "Casa Catalana" (Rondeau 76, casi Vicente López) es uno de los bienes más destacados del patrimonio arquitectónico local. Fue construída en 1921 por Pedro Cabré Salvat, hombre nativo de Reus, Cataluña, España (ciudad hermana de Bahía Blanca). Su planta alta está inspirada en el Palau de la Música Catalana, maravillosa obra del modernismo catalán diseñada por el arquitecto Lluís Doménech i Montaner en 1908, ubicada en Barcelona y declarada en 1987 Patrimonio de la Humanidad porm la UNESCO. El detalle más destacado del edificio es la resolución de sus columnas, revestidas por coloridos cerámicos, técnica desarrollada por los modernistas catalanes para dar color a este estilo, considerado el primer movimiento de vanguardia del siglo XX.
Como bien patrimonial que es, la Casa Catalana no debiera unicamente preocupar en sí misma, respecto a su cuidado, mantenimiento, divulgación y hasta generar la posibilidad de ser visitada, sino que es también vital atender su entorno, evitando intervenciones cercanas que puedan afectar su estética y presencia en la cuadra. Por eso esta crítica a las diferentes variaciones de colores que va teniendo al vivienda lindera, ocupada por un kiosco, que va modificando cada tanto su estética en base al uso de fuertes colores que definitivamente no se condicen con la importancia del edificio vecino.
El cuidado de los bienes de valor arquitectónico exigen una cultura de respeto y cuidado. Tampoco es adecuada la columna de iluminación ubicada en la vereda, sobre la cual debiera plantearse su corrimiento. Son detalles acaso "menores" que debieran comenzar a tomar parte del cuidado de estas verdaderas obras de arte que, como toda arquitectura, tienen la cualidad de estar expuestas de manera constante al público, de formar parte de la ciudad y otorgarle un determinado valor agregado que merece ser cuidado y considerado.

8 comentarios:

Ricardo Raùl dijo...

La primera bofetada que sufriò la CC fùe la agresiòn interior del que le colocò la màmpara en la planta alta, para crear el clima ....pobre Cabrè Salvat, el romanticismo le indujo olvido a los vientos de la bahìa.... Con respecto a los vecinos....manso tema...miremos el Caviglia con la Catedral....la estaciòn de servicio con la casa Coleman y el mismiso coliseo bahiense.....en cambio el Forum Scoccia sobre 19 de Mayo, vecino a la casa Pillado....observemos el medio vaso lleno...El pobre señor del multiquiosco sabe vender lo suyo y encimo los Còdigos se lo permiten...

Carlos Espinosa dijo...

Una vez, amigo Mario, felicitaciones por el rescate de estas olvidadas joyas arquitectónicas de Bahía Blanca.

Lali dijo...

Mas allá de las voluntades particulares existe la protección patrimonial dada por leyes y ordenanzas, y por supuesto, la consecuente "voluntad" de ejercer el poder de policía. Todo eso le compete a los poderes ejecutivo y legislativo locales, en este caso. Por nuestra parte podemos accionar con la difusión y la enseñanza de las pautas que establecen las diferentes calidades de protección asignadas a nuestros bienes patrimoniales arquitectónicos y urbanos. y quizá debamos pensar en algo más...

Lelé dijo...

Es la Barcelona bahiense. Hermoso lugar! Veo que tenemos a la socia cerca. Muy bien por el programa de Erica!

Anónimo dijo...

El violeta rabioso que vi ayer sobre el teatro minicipal...no, amarillo limón, no azul...¿?¿?¿?¿?¿?¿?Era necesario? Eso también es una intervención errada? Para mí es un HORROR. Que me expliquen los que saben.
La abuelita de Bahía Blanca

Mario R. Minervino dijo...

Abuelita, vamos a chusmear el teatro y de paso sacaremos alguna foto del cañón de la plazoleta Garibaldi, que como no saben que hacer lo pintaron otra vez de blanco y radiante. Saludos.

Camara Viajera dijo...

El tema de Abuelita es asi: frente al Teatro en la esquina de Alem con Alsina, pusieron un reflector monstruoso que se parece a Mazinger Z, desde el se proyectan luces de colores sobre la fachada del teatro (pensar que hace años un ex vecino de Bahía proyectó una película condicionada sobre la fachada deteniendo el tránsito en la avenida jajaja!!Un precursor) Esas luces cambian según los colores que describe, azorada, la abuelita.- En cuanto al cañón, por el que batallamos desde nuestro humilde grupo de "fotógrafos" es verdad: parece el monumento a la botella de leche Carlitos,obviamente que ante la tentación de tan blanca y radiante...pizarra, los grafiteros recobraron energías y ya lo volvieron a llenar de genialidades. Que pensaban? Saludos. Hector

Carlos Aguado dijo...

Es increible como reconocí el superkiosco y no así esa hermosa mansión, cuando vuelva a Bahía voy a pasar a observarla. Descubrí tu blog en Clarín.com, gracias por mostrarnos tantas cosas lindas (y de las otras!) de la ciudad