viernes, 5 de septiembre de 2008

Una joya que revive



La municipalidad acaba de reinaugurar la estación Spurr, ubicada en Villa Rosas y una verdadera joya de la arquitectura ferroviaria de la ciudad. Su edificio principal, construido en 1927, servirá ahora como un centro comunitario con usos múltiples para provecho de todos los barrios vecinos. Para quienes tengan oportunidad de visitar el lugar podrán disfrutar de esta maravilla arquitectónica, con un edificio auxiliar, en muy mal estado, que por su escala impacta en cuanto a simpleza y sobriedad, y un puente metálico prearmado, también en pésimo estado, al punto que se recomienda no cruzarlo, que constituye un aporte único en las estaciones del ferrocarril Sud. Es un primer gran paso: darle un destino al lugar, dejar que los vecinos se apropien del mismo, lo usen y lo protegan, lo sientan propio. Es la forma de generar patrimonio desde los hechos.

1 comentario:

Miguel dijo...

Podemos discrepar en un monton de asuntos con los ingleses, pero no podemos negar su respeto por la seguridad de las personas.
Por eso la construccion de este puente peatonal de cruze ferroviario, en un paraje desolado por aquellos tiempos...

Mi viejo me dijo que los ingleses, antes de hacer el ferrocarril, primero hicieron un estudio del suelo de la Pvcia. de Buenos Aires y ya lo vemos...

Jamas las vias se inundaron.