viernes, 29 de agosto de 2008

Cambalache



Respecto a una posible intervención en la casa Pagano, la idea no es no dar destino al lugar, sino ser conscientes de su valor artístico y tratar de preservar su estética. Un pésimo ejemplo de intervención, que juega en contra de la propia ciudad es, por caso, la reconversión que sufrió la que fuera la Casa Forgue o Pinturería de París, fundada en 1884, en la estratégica esquina de O'Higginsy Brown. Desocupado el edificio a principios de los 80, aun mostraba sus líneas art déco, construido en la época en que ese estilo tuvo su auge (1930). Los bienes patrimoniales se deben ganar la vida. No pueden subsistir sin uso. Por eso el reciclado del edificio para alojar locales comerciales era razonable. El tema fue que nadie se interesó por preservar esa esquina como un testimonio de uno de los comercios más tradicionales que tuvo la ciudad ni de defender su arquitectura. El resultado fue que cada cual que ocupó un local lo pintó a su gusto, o lo revistió de ladrivista, al tiempo de colocar una cartelería sin escala, hasta convertir la esquina en un cambalache multicolor, en un verdadero mamarracho. Un cuidado, mínimo, podría haber ayudado a conservar la estética, sin perjudicar a los comerciantes, permitiendo que el edificio siga viviendo.



Azul, amarillo, naranja, blanco y verde. Esta foto tiene un año. La mayoría de los comercios ya cambiaron de locatario y cada cual volvió a repintar su pedacito.

1 comentario:

Ricardo Raùl dijo...

Insisto, el proyecto de Ordenanza RApaMCIUDAD, contempla en su KNOW HOW, reciclar el "cambalache" a un "edificio patrimonialmente sustentable"

INGETECTONIKA-Ingenieros Consultores-